miércoles, 14 de diciembre de 2016

"Ceniza", por Leila Guerriero. EL PAIS.

No entiendo el escándalo que generó tiempo ha el documento emitido por el Vaticano que prohíbe conservar en casa, engarzar en joyas, dispersar en tierra, aire o agua las cenizas de las cremaciones de los muertos. No conozco las promesas que hacen otras religiones, pero la de la religión católica es tentadora: resurrección en cuerpo y alma. Lo de la resurrección del cuerpo siempre me sonó a película de la Hammer, y en mi ignorancia me pregunto: cuando llegue el momento ¿dónde van a meter a tanta gente? La decisión de la Iglesia es el antídoto perfecto contra el que podría ser el mayor susto de nuestras vidas. ¿Y si el día que toque la resurrección, en ese anillo en el que engarzamos las cenizas de la abuela, se materializa una falange de la susodicha; y si mami vuelve a la vida y resulta que hay un ojo en las Rocallosas y un tobillo en Lavapiés? Los cementerios, y no los armarios ni las repisas, son los sitios donde resucitar cómodamente sin ponerle los pelos de punta a media humanidad. Pero lo que me importa de este asunto es que se trata de democracia pura y dura. Con gestos como este la Iglesia católica logra llegar de manera eficaz y ecuánime a todos sus fieles, no solo a los gays católicos que pretenden ejercer su sexualidad (y no pueden), a los divorciados católicos que pretenden casarse de nuevo (y no pueden), a las mujeres católicas que pretenden ser sacerdotes (y no podrán nunca), a los hombres y mujeres católicos que pretenden cuidarse del VIH usando preservativo (y no pueden). No todo el mundo es gay, ni mujer, ni está divorciado, ni tiene sexo. Pero todo el mundo tiene un muerto. Quizás cremado. Con una prohibición sencilla la Iglesia logra recordar que el largo brazo de su presencia abarca, de la cuna a la tumba, todo. Si eso no es democracia —prohibiciones para todos y todas— yo no sé qué es.

sábado, 10 de diciembre de 2016

ANÁLISIS DE UN PROGRAMA RADIOFÓNICO O TELEVISIVO




Elegir DOS de estos programas de Televisión:

1) Likes.
2) Caos F.C.
3) Página 2
4) Para todos la 2. (Solo en la página web de TVE).
5) Pesadilla en la cocina (versión española).
6) Días de Cine.
7) First Dates.
8) El hormiguero.
9) Hora punta.
10) El intermedio.


Elegir UNO de estos programas de Radio:

1) A vivir que son dos días. (Cadena Ser).
2) Hoy por hoy (Cadena ser).
3) El larguero. (Cadena ser).
4) El transistor. (Onda cero).
5) No son horas. (Onda cero).
6) Julia en la onda. (Onda cero).
7) Esto me suena (RNE, o sea, Radio Nacional de España).
8) Las mañanas de RNE.
9) No es un día cualquiera (RNE).
10) La ventana (Cadena SER).


DATOS QUE DEBEN FIGURAR EN EL TRABAJO:

A) Día de emisión del programa analizado.
B) Nombre del presentador y colaboradores.
C) Nombre de los invitados.
D) Nombre de las secciones y temática o resúmenes de cada una de ellas.
E) Temas tratados (Por secciones).
F) Tipo de música usada (clásica, pop, rock...).
G) Opinión personal.


El trabajo se presentará a mano todo él, incluso la portada.

sábado, 19 de noviembre de 2016

"Viejas", por Luz Sánchez-Mellado.


Ficha 6. PRIMERO DE BACHILLERATO.

CL, AA, SIEE, CEC.

“Viejas”, por Luz Sánchez-Mellado. EL PAIS.

Ya son ganas de aguarnos la fiesta. Rosa, una vieja de 81 años de Reus, Tarragona, España, UE, ha tenido el mal gusto de romperse la crisma huyendo de un incendio doméstico y nos ha amargado el Black Friday con esa muerte tan de Dickens en plena era Zuckerberg. El fuego lo produjo una de las velas con que Rosa se alumbraba desde que Gas Natural le cortara la luz sin que a nadie en ningún despacho se le cayera la jeta de vergüenza. Y el caso es que, mientras el ayuntamiento y la eléctrica se arrojan su cadáver a ver quién hizo menos, Rosa ha puesto un elefante sobre nuestras mesas.

Millón y medio de mujeres mayores de 65 años viven solas. Nos gusta pensar que su soledad es elegida, confortable, digital, realizadísima. Nos privan esas viejas joviales, guapas y modernas de los anuncios de pegamentos dentales, lubricantes vaginales y compresas de incontinencia. Haberlas, haylas. Pero me da que, por ahora, hay más viejas de las que estiran al límite una pensión de supervivencia, bajan hoy a comprar un cuarto de pollo y una pera para de paso pegar la hebra con el pollero y el frutero, y piden hora con el médico solo por tener una excusa para salir mañana. Viejas viudas hace lustros que pasan el día entre pucheros y cabezadas viendo a las Ana Rosas y a los Jorge Javieres en bucle. Viejas que llegaron demasiado pronto a todas las revoluciones: la educativa, la laboral, la sexual, la tecnológica. Viejas con voluntad de hierro y manos comiditas de callos de tanto guisar patatas, limpiar mocos y tapar huecos para al final verse sin más amparo que su presencia de ánimo. Está en cartel Que Dios nos perdone, una película que mete la cámara hasta la cocina de algunas de ellas en un Madrid inmisericorde que podría ser Reus. Frente al cuento del anuncio de la Lotería, con esa acompañadísima yaya Carmina, hay unas cuantas yayas Rosas solas ahí fuera. Todas sienten y padecen. Y nos acusan.



1.- Tema. Tesis.

2.- Ejercicios 17, 18, 19, 21, 23, 24, 25, 26, 28, 29, 30. (Gramática textual. Adjetivos y adverbios). De la página 67.

2.- Ejercicios 11, 12, 13, 14, 15, 18, 19, 20, 21, 22. (Verbos y perífrasis verbales). De la página 75.

3.- Toda la página 77, incluyendo la TAREA FINAL. (Comentario de texto).

4.- Literatura: Página 173. (EL Conde Lucanor).

5.- Literatura: Páginas 179 y 181. (La Celestina).




"Malditas princesas", por Cecilia Jan. EL PAIS.

¿No tenéis la impresión de que toda la infancia de esta generación está tematizada? Me refiero a que todo, desde juguetes a ropa, pasando por mochilas, toallas y cualquier otro objeto que pueda usar un niño o niña, tiene estampados a una serie de personajes de los que es imposible huir. Aunque ni siquiera hayan visto la serie o película de turno.
Hay una edad en la que todo es Mickey, Peppa y, desde hace un par de años, la Patrulla Canina. Después llegan Hello Kitty, los ponys demenciales, las princesas Disney, los superhéroes y los Minions. Y luego, Soy Luna (antes Violetta) y el universo Star Wars, antes de que dejen de lado todo lo que les parezca infantil y se vistan de góticos y se hagan piercings a escondidas.
Aparte de que nos saquen los cuartos y de que se acaba imponiendo una uniformidad que hace que te encuentres a Elsa y Anna tanto en El Corte Inglés como en el Primark como en el bazar de la esquina, el problema que le veo a esta eclosión del merchandising es que acentúa aún más los roles de género que asumen los niños en cuanto pisan la guardería. Porque hay personajes de niños y personajes de niñas. Da igual que en casa tengas coches y muñecas indistintamente, que machaques con que no hay juguetes ni colores de niños ni de niñas sino que cada uno puede usar lo que quiera.
Ya he contado alguna vez cómo mi hijo mayor ha sido objeto de escarnio desde pequeño porque quería pintarse las uñas de colores, al igual que sus hermanas. Ahora le ha tocado el turno a la pequeña. A sus cinco años, le gustan las princesas y el maquillaje, pero también, no me preguntéis por qué porque nunca hemos visto ningún dibujo del personaje, el increíble Hulk. Pero cuando llegó este curso a su cole nuevo con su vaso de Hulk, volvió triste porque algunas niñas se habían reído de ella. Lo mismo que le pasó otro día que llevó su camiseta de Tortugas Ninja.
Con esa capacidad de adaptación de los niños, ha entendido que eso son personajes "de chicos". Así que para no volver a sufrir burla, el día que le tocó ser ayudante de la profesora de inglés, eligió para ponerse al cuello un medallón con una princesa, en vez de con Darth Vader, que era lo que le apetecía. "No quiero que se rían de mí, mamá", me contó por la tarde. El siguiente paso será, si su padre y yo no conseguimos convencerla de lo contrario y hacerle entender la importancia del respeto a los demás, que ella, para no desentonar, también se ría del que tenga gustos diferentes a lo socialmente esperado.
Para nosotros es más bien anecdótico, pero no quiero ni imaginar lo que deben sufrir los niños y niñas transexuales, cuyas primeras manifestaciones suelen ser mostrar preferencia por juegos y ropa normalmente asociados al género opuesto al biológico. El 90% de los niños y adolescentes LGTB en España han sufrido acoso escolar, según un estudio de Cogam de 2013.

lunes, 31 de octubre de 2016

"Fundamentalismos".

"De fundamentalismos", por Julio María Sanguinetti. EL PAIS. 24 de octubre de 2016.

Tiempo extraño este que estamos viviendo. Por un lado, una revolución científica lleva al saber humano a fronteras cada vez más audaces, cambiando modos de producción y hasta expectativas de vida; al mismo tiempo, se adolece de fundamentalismos anacrónicos que, como fantasmas de un pasado que se niega a morir, invaden las sociedades con su carga de irracionalidad y fanatismo.



La reaparición de las guerras de religión, luego de dos siglos de larga y exitosa secularización, es una contramarcha histórica muy profunda. El islam radical agrede los valores de la civilización occidental con acciones terroristas y se divide con encono, a su vez, entre sus diversas tendencias. Sus agresiones han producido, en nuestro mundo, reacciones tan desproporcionadas y sin objetivo claro como lo han sido las guerras de Afganistán e Irak. Al amparo de ambigüedades y dudas de los gobiernos democráticos, crecen los demagogos xenófobos con su carga de fanatismo. El miedo es un mal consejero y allí están la señora Marine Le Pen y el extravagante Donald Trump para testimoniarlo, con una respuesta popular particularmente preocupante.
Al coincidir en el tiempo este terrorismo religioso con un mundo de migraciones, las pasiones nacionalistas se excitan, contradiciendo un proceso de globalización que, a través de la aceptación de las libertades democráticas, la economía de mercado y los nuevos medios de comunicación, expande los bienes de la técnica, del arte, del entretenimiento, incluso uniformando gustos y hábitos de comportamiento. El reciente Brexit británico, tan distante de su flemática racionalidad histórica, ha sido hijo de un nacionalismo aldeano, de arcaica psicología isleña, en que los viejos de los pueblitos, los nostálgicos del Imperio y los veteranos de innúmeras guerras, le han negado a los jóvenes la permanencia en una amplia Europa que había erigido a Londres en su capital financiera. Muros se levantan por doquier como expresión material del abroquelarse nacionalista.
No faltan tampoco los fundamentalismos democráticos, que asumen que una mayoría electoral les atribuye el poder absoluto para atropellar la separación de poderes y perpetuarse en el gobierno. Los populismos latinoamericanos son un cumplido ejemplo de cómo una elección se transforma en un mito refundacional que termina con las instituciones de las que nació. El chavismo es un enfermizo paradigma.


Las pasiones nacionalistas se excitan, contradiciendo la globalización

En otra dimensión política del mismo fenómeno fundamentalista, nos encontramos con la iracundia identitaria que impide toda negociación. Es otra resurrección del pasado. Ya Tucídides, en su Historia de la Guerra del Peloponeso, nos decía que “la causa de todos los males era el deseo de poder inspirado por la codicia y la ambición y de estas dos pasiones, cuando estallaban las rivalidades de partido, surgía el fanatismo”. A lo que agregaba: “[...]Así fue como la perversidad en todas sus formas se instaló en el mundo griego, a raíz de las luchas civiles, y cómo la ingenuidad, con la que tanto comulga la nobleza de espíritu, desapareció víctima del escarnio”.
No faltan tampoco los fundamentalistas ecológicos, con sus utopías románticas, que —desbordadas más allá de su benéfica alerta— nos llevan a tiempos mitológicos, como aquella edad de oro que evocaba el Caballero de La Mancha. Y ni hablar de los económicos, curiosamente provenientes tanto de la izquierda materialista como de la derecha ultraliberal, convencidas ambas de que la economía predomina sobre todas las otras dimensiones de la sociedad y el espíritu.
La racionalidad científica también tiene su patología, históricamente simbolizada en el monstruo engendrado por la ambición del doctor Franken<TB>stein. Hoy los monstruos aparecen, en ocasiones, en Corea del Norte, con un pequeño maniático que sueña con bombas atómicas, o bien —más sofisticadamente— en el pensamiento occidental, en las construcciones teóricas de quienes creen —como lo decía Saint-Simon— que “en el nuevo orden político las decisiones deben ser el resultado de demostraciones científicas totalmente independientes de la voluntad humana”. En una palabra, terminamos con la política y los políticos, sin advertir que la conducción de las sociedades no es reductible a ecuaciones.
De todo lo cual resulta, paradójicamente, que, en medio de una explosión científica, la razón ha de seguir en combate. Y que el proyecto de los Iluministas, inspirador de las grandes revoluciones liberadoras, no se ha consolidado tanto como en algún momento creímos alcanzar.
Julio María Sanguinetti fue presidente de Uruguay.

domingo, 30 de octubre de 2016

EJEMPLO DE TEST






1.- Por “ el conjunto de conocimientos y creencias sobre el mundo de cada uno de los participantes en el proceso comunicativo” entendemos el…

a) El canal.

b) El código.

c) El contexto psicosocial.

d) El contexto físico y verbal.

2.- La información no dicha explícitamente en un enunciado que el receptor recupera mediante un mecanismo de inferencia se denomina…

a) Anáforas.

b) Contexto psicosocial.

c) Implicaturas.

d) Ninguna es correcta.

3.- El modo imperativo de los verbos se relaciona con…

a) La función expresiva.

b) La función apelativa o conativa.

c) La función poética.

d) La función fática.

4.- Los verbos emocionales se relaciona con …

a) La función expresiva.

b) La función apelativa o conativa.

c) La función poética.

d) La función fática.

5.- El marcador textual “así pues” pertenece a la clase de los…

a) ejemplificadores.

b) digresores.

c) consecutivos.

d) aditivos o de adición.

6.- ¿Cuáles de estos textos pueden considerarse narrativos?

a) Crónica.

b) Fábulas.

c) Noticia.

d) Todos los anteriores.

7.- En la estructura inductiva de los textos argumentativos…

a) La tesis se encuentra al principio.

b) La tesis se encuentra al final.

c) La tesis se encuentra al principio y al final.

d) La tesis se encuentra en todo el texto.

8.- ¿Cuál de estos enunciados dice la verdad?

a) En los textos argumentativos nunca hay descripción.

b) Las tesis de los textos expositivos es deductiva si se encuentra al inicio de este.

c) La función fática se cumple en enunciados cuya finalidad es establecer, prolongar o interrumpir la comunicación, o comprobar que se lleva a cabo satisfactoriamente.

d)  La función metalingüística  aparece en aquellos enunciados que pretenden llamar la atención sobre los aspectos formales del mensaje, de modo que resulte bello (o feo), expresivo o sugerente.

9.- Los sufijos apreciativos (como por ejemplo –ón, -azo, -ito) son señales de qué función:

a) La función expresiva.

b) La función apelativa o conativa.

c) La función poética.

d) La función fática.








miércoles, 26 de octubre de 2016

Ficha 5 de PRIMERO DE BACHILLERATO.

"Siete menos", por Leila Guerriero. Ficha 5 de Primero de bachillerato.

El 20 de octubre, cuando en Buenos Aires la marcha #NiUnaMenos (organizada para visibilizar la violencia contra las mujeres) llegaba a su momento culminante, en Mendoza un hombre mataba a su hermana —con un destornillador— y en Tucumán otro rociaba con alcohol a su pareja y la prendía fuego. Mientras, en mi casa, yo miraba por televisión a una conductora que, después de hablar sentidamente sobre la violencia de género, daba paso a la publicidad: un anuncio de jabón en el que una mujer lavaba la ropa de sus hijos traviesos —varones—, seguido de otro en el que un hombre conducía un auto por paisajes que exudaban libertad, seguido de otro en el que una mujer le enseñaba a su hija a cocinar pollo al horno. En Colombia nos arrojan ácido, en Chile nos arrancan los ojos, en mi país nos prenden fuego. Cada quien cultiva sus bestias. Los hombres nos matan. Nos matan, también, otras cosas. Nos mata la leche infectada que tragamos a diario y que hace que (a todos) nos parezca normal que en las publicidades las mujeres laven ropa y los hombres salgan a conocer el mundo. Que hace que nadie encuentre rastros de sumisión jurásica en la frase (repetida por hombres y mujeres) “tener un hijo es lo más maravilloso que puede pasarle a una mujer”. Que hace que los periodistas sigamos prohijando artículos sobre “la primera mujer conductora de metro” como quien dice: “¡Miren: no son idiotas, pueden accionar palancas!”. Que hace que el cuerpo de una hembra joven parezca más vulnerable que el de un macho joven. Que hace que si dos mujeres viajan juntas se diga que viajan “solas”. Nos mata esa leche infecta que, más que leche de cuna, parece una canción de tumba o una profecía sin escapatoria. (En la Argentina un hombre mata a una mujer por día, de modo que desde aquella marcha y hasta hoy en mi país hay siete mujeres menos y siete ataúdes más).

1.- Tema, tesis y resumen del texto.
2.- Explica la tipología argumental usada por la columnista.
3.- Estructura el texto.

4.- Aquí tienes las famosas ENDECHAS A GUILLÉN PERAZA. Se trata del primer texto escrito en Canarias en lengua castellana. En Grupo, señala el tema, la estructura, localicen y expliquen los recursos estilísticos, analicen la métrica...

Llorad, las damas, sí Dios os vala.
Guillén Peraza quedó en La Palma
la flor marchita de la su cara.

No eres palma, eres retama,
eres ciprés de triste rama,
eres desdicha, desdicha mala.

Tus campos rompan tristes volcanes,
no vean placeres, sino pesares,
cubran tus flores los arenales.

Guillén Peraza, Guillén Peraza,
¿dó está tu escudo?, ¿dó está tu lanza?
Todo lo acaba la malandanza.

5.- Ejercicios de la página 53.
6.- La página 63.
7.- La página 67.

"Siete menos", por Leila Guerriero. EL PAIS. 26 de octubre de 2016.

El 20 de octubre, cuando en Buenos Aires la marcha #NiUnaMenos (organizada para visibilizar la violencia contra las mujeres) llegaba a su momento culminante, en Mendoza un hombre mataba a su hermana —con un destornillador— y en Tucumán otro rociaba con alcohol a su pareja y la prendía fuego. Mientras, en mi casa, yo miraba por televisión a una conductora que, después de hablar sentidamente sobre la violencia de género, daba paso a la publicidad: un anuncio de jabón en el que una mujer lavaba la ropa de sus hijos traviesos —varones—, seguido de otro en el que un hombre conducía un auto por paisajes que exudaban libertad, seguido de otro en el que una mujer le enseñaba a su hija a cocinar pollo al horno. En Colombia nos arrojan ácido, en Chile nos arrancan los ojos, en mi país nos prenden fuego. Cada quien cultiva sus bestias. Los hombres nos matan. Nos matan, también, otras cosas. Nos mata la leche infectada que tragamos a diario y que hace que (a todos) nos parezca normal que en las publicidades las mujeres laven ropa y los hombres salgan a conocer el mundo. Que hace que nadie encuentre rastros de sumisión jurásica en la frase (repetida por hombres y mujeres) “tener un hijo es lo más maravilloso que puede pasarle a una mujer”. Que hace que los periodistas sigamos prohijando artículos sobre “la primera mujer conductora de metro” como quien dice: “¡Miren: no son idiotas, pueden accionar palancas!”. Que hace que el cuerpo de una hembra joven parezca más vulnerable que el de un macho joven. Que hace que si dos mujeres viajan juntas se diga que viajan “solas”. Nos mata esa leche infecta que, más que leche de cuna, parece una canción de tumba o una profecía sin escapatoria. (En la Argentina un hombre mata a una mujer por día, de modo que desde aquella marcha y hasta hoy en mi país hay siete mujeres menos y siete ataúdes más).

domingo, 16 de octubre de 2016

FICHA 4. "POR CIERTO".


“Por cierto”, por Juan José Millás. EL PAÍS. FICHA 4 DE PRIMERO DE BACHILLERATO.

Coca-Cola y Pepsi, al tiempo de vender bebidas intensamente azucaradas, financian a organizaciones que recomiendan reducir la ingesta de azúcar. El PP alienta a los jueces a llegar hasta el final mientras que, para impedir que se llegue hasta el final, destruye pruebas y solicita la anulación del juicio. Antonio Hernando, portavoz del no es no, se ha hecho cargo sin despeinarse de la campaña del es sí. Son apenas tres o cuatro ejemplos de las formas dominantes bajo las que discurre un fondo cenagoso en el que se desenvuelven la economía, la moral pública y la política. Parecen imposibles tales cantidades simultáneas de cinismo, pero la desvergüenza avanza a la luz del día como las olas de un mar de heces bajo la luna llena.

“No os decepcionaré”, prometió solemnemente Zapatero en frase lapidaria sobre la que más tarde, como el que intenta anular un tatuaje de amor, reescribiría un “cueste lo que cueste” que aún sigue costándonos. Y cómo. El “cueste lo que cueste” ha sido superado ya con creces por sus sucesores, que, con música de fondo de El Padrino, se han cargado a un secretario general incómodo. Damos fe, pues, de que no nos decepcionan. En cuanto a Rajoy, que se sucede a sí mismo, ha convertido en una chiquillada el “Luis, sé fuerte” dirigido a un hampón. Llueven las mentiras como cenizas radioactivas tras una explosión nuclear. Cada día estalla una bomba atómica de falsedades que aumentan la temperatura. Los sesos de los ciudadanos hierven en el interior de los cráneos. Los contribuyentes deambulamos sin rumbo por los telediarios con gesto de desorientación. Por cierto, si se le incendia a usted el móvil discutiendo con su madre, no culpe a su madre. Es que le han vendido un Samsung Galaxy Note 7.

ACTIVIDADES

1.- Tema, tesis y resumen.

2.- Analiza las funciones del lenguaje.

3.- Analiza la argumentación.

4.- Ejercicios 22,23,24,25,26 y 27 de la página 39.

5.- La  página 41 y la página 51.

6.- Página 163: Los Romances. Página 164: El mester de clerecía.

7.- Página 167: El libro de Buen Amor.

jueves, 13 de octubre de 2016

"Acoso escolar", EL PAIS.




La brutal agresión en el patio de un colegio a una niña de ocho años que acabó en el hospital con múltiples lesiones ha hecho aflorar un grave problema presente en los centros educativos. La violencia, física y psíquica, en el seno de los colegios es una realidad, e intentar ignorarla, ocultarla o minimizarla no es la solución. Solo asumiendo que los menores son objeto de vejaciones y palizas por parte de sus propios compañeros será posible poner freno a un fenómeno que debería escandalizar a todos, empezando por padres y profesores.
Es inadmisible que en casos como el denunciado estos días en Palma de Mallorca no fueran los responsables del colegio quienes dieran la voz de alerta. Al fin y al cabo, era en sus instalaciones donde la niña fue arrojada al suelo y pateada repetidamente por un grupo de alumnos de entre 12 y 14 años (inimputables penalmente) a cuenta de una riña por un balón de fútbol al término del recreo.
Este suceso se une a las escalofriantes cifras facilitadas por la Fiscalía de Bizkaia, que el año pasado recibió 47 denuncias de acoso en el entorno escolar. Algunas tan flagrantes como la de una estudiante de bachillerato que necesitó escolta policial ante las constantes intimidaciones y amenazas, incluso de muerte, que recibía a través de mensajes clavados en su pupitre por parte de un compañero. Para descubrir al agresor fue necesario instalar cámaras ocultas en el aula. Hay otros instrumentos tecnológicos al alcance de todos, como la aplicación Alertcops, que permiten denunciar conductas delictivas. En año y medio de funcionamiento, este sistema ha impedido 63 casos de acoso escolar.
Detectar comportamientos que pueden derivar en acoso es una obligación de la que la comunidad escolar no puede abdicar. Su deber no es ocultarlos o intentar que no trasciendan, sino todo lo contrario: ponerlos en conocimiento de las familias, la policía y la Fiscalía.
Tampoco los padres pueden desentenderse y endosarles a los profesores toda la responsabilidad. Las competencias son ineludiblemente colegiadas. Es un principio básico que la educación ha de ser una tarea compartida y el proceso de aprendizaje y de socialización de los niños se debe conjugar en dos ámbitos irrenunciables: el hogar y la escuela. De poco sirve aplicar una férrea disciplina en un entorno si en el otro domina una completa dejadez. Instrumentos como los consejos escolares son esenciales para que padres y profesores actúen coordinadamente y transmitan a los niños valores cívicos de tolerancia y respeto.
Tan necesario como reforzar esa cultura de la educación compartida es adoptar medidas preventivas y diseñar protocolos de actuación en los colegios, un plan de formación específica al profesorado y una guía para padres y alumnos. Es preciso también aplicar el Plan para la Convivencia y Mejora de la Seguridad en los Centros Educativos y sus Entornos, ratificado por los Ministerios de Educación e Interior en 2007. Conocer la dimensión del problema, a través del prometido registro estatal de acoso, es la mejor manera de atajarlo. Pero además de voluntad política, hace falta dotarlo de medios para que funcione eficazmente.

martes, 4 de octubre de 2016

¿Cómo me evalúan la opinión personal?

¿Cómo me evalúan la opinión personal?



De 9 a 10 puntos

 Ofrezco mi opinión de manera clara y siguiendo una de las estructuras establecidas (paralela, encuadrada, inductiva o deductiva). Mi forma de redactar es coherente, no cometo faltas de ortografía y el uso de los marcadores es correcto. Incluyo argumentos (de autoridad, de datos, de analogía) y no me extiendo en el uso del argumento basado en la experiencia personal. Refuto argumentos contrarios a los míos.  Uso recursos estilísticos, como la ironía y los paralelismos y las metáforas. Profundizo en los orígenes del problema que se me plantea y propongo soluciones. Demuestro que estoy al tanto de la realidad social que me rodea mencionando hechos o agentes del momento histórico que vivimos.



De 7 a 8 puntos

La estructura no está del todo clara. Cometo faltas de ortografía y de cohesión textual. Argumento mínimamente o solamente uso el argumento basado en la experiencia personal. Muy pocos recursos estilísticos aparecen en mi texto y no profundizo en las causas del problema ni planteo soluciones. No demuestro que estoy al tanto de la sociedad que me rodea pues no menciono ningún agente ni a ningún hecho.


De 5 a 6

Presento muchas faltas de ortografía y de cohesión textual, sin embargo, doy muestras de saber en qué sociedad vivo y además ofrezco tímidos argumentos. Soy capaz de nombrar a personas o a hechos del momento actual en el que vivo.


De 1 a 4

Presento muchísimas faltas de ortografía y graves problemas de cohesión textual. No doy muestras de saber en qué sociedad vivo y además no ofrezco ningún argumento y todo es irrelevante, vagos tópicos… Divago y me alejo del tema. Mi opinión no está nada clara y el texto es caótico. Uso coloquialismos. No doy muestras de conocimientos sobre la vida actual, de los problemas que afectan a las sociedades modernas en que vivimos.

sábado, 1 de octubre de 2016

"Sueño", de Fernando Savater.EL PAÍS.

La pasada noche decidí ver una película grabada desde hace meses, Las últimas horas, dirigida por Zak Hiditch. Es una reciente variación australiana del tema que desarrolló en 1959 Stanley Kramer en La hora final con un apabullante reparto encabezado por Gregory Peck y Ava Gardner, basada en el best-sellerde Nevil Shute. La actual no me pareció mala, sólo algo sosa pese a crímenes y orgías algo apáticas. El perfil bajo no es un defecto, pero al contar las catastróficas horas finales del planeta vividas por seres desesperados habría que ponerle mas emoción. La verdad es que los relatos del fin del mundo sin una estafa salvífica postrera me resultan tónicos, sobre todo ahora. No me asustan. Recuerdo a Víctor Hugo, que cuando le preguntaron si temía el último día universal repuso: “¿El fin del mundo? Eso ya ha pasado muchas veces”. O Borges, a la periodista que ufana le aseguraba que él nunca moriría: “Bueno, señorita, no nos pongamos pesimistas…”.
Entonces veo el reportaje sobre esa niña de cinco años aplastada por los escombros de un edificio bombardeado en Alepo, a la que rescatan aún con vida un grupo de agobiados voluntarios. Al principio llora con fuerza, luego se calla y en la camilla improvisada está dormida. Su cuerpecito machacado ha perdido toda facultad de movimiento. Ahora duerme y seguramente sueña. No con el fin del mundo, claro: eso lo ve cuando abre los ojos, a su alrededor, es la única realidad que ha conocido en su corta vida. Sucia de la cal y el polvo del derrumbe, llena de magulladuras, con lesiones internas, sueña con lo inaudito: el renacer del mundo, el alba de la compasión y la alegría. Sólo por su pureza quisiera que durase el mundo. Para que siga soñando…

jueves, 29 de septiembre de 2016

Capítulos del Quijote que pueden servir como lecturas opcionales

CAPÍTULOS DEL QUIJOTE DE 1605 

Don Quijote es armado caballero. 2

El episodio de Andrés, 4 y 31

Los molinos de viento, 8

La venta que era un castillo, 16

Los rebaños de ovejas, 18

El episodio de los galeotes, 22

CAPÍTULOS DEL QUIJOTE DE 1615

Dulcinea encantada 10

El episodio de Basilio, 19-21

La cueva de Montesinos, 22-23




 

miércoles, 28 de septiembre de 2016

¿Cómo elaboro mi opinión personal ?

¿Cómo elaboro mi opinión personal?

El proceso de escritura de una opinión personal puede dividirse en tres fases: reflexión, esquematización, redacción y revisión.

A. REFLEXIÓN

Dedica unos minutos a reflexionar sobre el tema del que vas a escribir. Recuerda que los temas principales pueden ramificarse en otros subtemas, de los que podrás escribir y enriquecerás de esa manera tu texto.

LA TESIS es tu opinión, es decir, la idea fundamental que vas a defender o justificar. Debes interrogarte acerca de tus propias creencias y de los fundamentos de las mismas. Procura SIEMPRE que tu opinión quede nítidamente establecida.

LOS ARGUMENTOS son fórmulas para lograr convencer de tu tesis al receptor. Argumentos los hay de analogía, de autoridad, de datos, basados en la experiencia personal... Consulta tu libro de texto.

Ten en cuenta que puedes también REFUTAR los argumentos que podrían esgrimir las personas que no están de acuerdo con tus tesis.

LA ESTRUCTURA de tu texto puede seguir uno de estos tipos que te señalamos a continuación y que estudiamos el curso pasado:

ESTRUCTURA INDUCTIVA, ESTRUCTURA DEDUCTIVA, ESTRUCTURA ENCUADRADA, ESTRUCTURA PARALELA.

B. ESQUEMATIZACIÓN

Te proponemos una esquematización:

1. Tesis.
2. Cuerpo de la argumentación.
2.1. Argumentos a favor de la tesis.
2.2. Refutación de los argumentos que apoyan la tesis contraria.
3. Conclusión.

C. LA REDACCIÓN

No olvides usar párrafos y los marcadores textuales. Por ejemplo, para REFUTAR podrías usar marcados como "no obstante", "sin embargo".

No olvides tampoco un párrafo conclusivo.

Ten en cuenta el registro, que debe ser el adecuado.

D. REVISIÓN

HAZTE LAS SIGUIENTES PREGUNTAS:

¿He estructurado el texto en párrafos? ¿El párrafo inicial contiene la tesis? (si es que has elegido la estructura deductiva) ¿Uso por lo menos tres argumentos para justificar la tesis? ¿Uso marcadores de manera correcta? ¿Se refuta al menos un argumento? ¿Termino el texto con un párrafo de cierre?



viernes, 23 de septiembre de 2016

FICHA 3 DE PRIMERO DE BACHILLERATO

"Burkini", por Leila Guerriero. EL PAÍS. 
Se llamaba Soto. Fue mi compañero durante un año en el colegio primario. Mayor que todos nosotros —había repetido varias veces—, era alto, patotero, y podía agarrarte a golpes sólo por mirarlo fijo. Usaba un guardapolvo marrón, diferente del blanco que usábamos todos, porque iba a una institución para chicos pobres —así les decíamos: chicos pobres—. La casa del niño, desde donde lo traían a la escuela con ese guardapolvo que gritaba “soy distinto, soy pobre, quizás soy huérfano”. Vivía en un baldío, cerca de mi casa, en un galpón ruinoso con varios hermanos, la madre y el padre. Los maestros lo odiaban. Era insolente, nunca hacía la tarea, no tenía ni cuaderno. Con cualquier excusa —porque se sentaba torcido o porque llevaba el flequillo largo— lo sacaban de clase y lo mandaban a la dirección. Un día desapareció el bolso de la maestra, y apareció más tarde, escondido en un placar de la portería. Todos apuntaron a Soto, que admitió que lo había hecho, quizás pensando que nada iba a pasar. Pero lo expulsaron. Y así fue como Soto desapareció. Del colegio y del mundo. Supongo que la expulsión fue legal, amparada en las reglas vigentes. Pero fue, sobre todo, una putada. Porque quienes lo expulsaron del colegio no podían ignorar que lo estaban expulsando también de una vida posible. Que lo estaban arrojando al otro lado del muro, a su galpón, a su baldío, cerrándole la puerta sin posibilidades de volver a entrar. Pienso en ese chico mientras miro un burkini y trato de encontrarle diferencias significativas con un traje de neopreno. Las diferencias, claro, son simbólicas, y por tanto las más grandes que puedan existir. Miro esa prenda y pienso cómo somos de sucios, cómo nos amparamos en leyes legalísimas para hacer canalladas abyectas y sacarnos de encima aquello que nos molesta, que nos resulta distinto y, por tanto, insoportable y aterrador.

ACTIVIDADES

1.- Analiza el plano textual (recuerda que en la página 26 existe una clasificación de los marcadores más importantes).

2.- Señala el tema, la tesis y el resumen.


3.-  Realiza los ejercicios de la página 29.


4.- Realiza el ejercicio 6 de la página 33.


5.- Realiza el ejercicio 13 de la página 35. 


6.- Reconoce los rasgos propios de un texto expositivo en "El chispazo del amor", texto que aparece en la página 37. 

7.- Realiza los ejercicios de la página 155. (Coplas a la muerte de su padre).

8.- Realiza los ejercicios de la página 161 (El Poema de mío Cid).  

martes, 20 de septiembre de 2016

"Los que molan", de David Trueba, EL PAÍS. FICHA 2 DE PRIMERO DE BACHILLERATO

Si hoy es martes, los medios andarán haciéndole publicidad gratuita a alguna de las grandes empresas que capitanean la revolución tecnológica. Siempre me ha sorprendido la genuflexión con que la prensa recibe cada nuevo iPhone. Es un síntoma del poderío de Apple, que no ocupa solo un lugar preminente en lo comercial o lo estético, sino que se ha apoderado del alma de la sociedad. Un alma impuesta, pero que acaba por adueñarse de ti si no enriqueces tu capacidad para reconocerte oveja y tratar de escaparte del perro pastor cada vez que tiene un descuido. Contra ese festejo de un lanzamiento comercial como si fuera la venida de Papa Noel al desierto ya no se puede hacer nada. Forma parte de nuestra adocenada manera de recibir información. Pero lo grave es que el sarampión se ha extendido a otras marcas elegidas por su aroma a modernidad, aroma que incluso les protege del otro olor, también persistente, a defraudadoras fiscales. En un tiempo en el que el daño al prestigio es una amenaza que pende sobre la cabeza de cualquiera, casi como una nueva forma de censura, hay marcas que se salvan. Miren lo mal que ha sentado, y con razón, el salto de Durao Barroso a Goldman Sachs, pero ni un pellizco porque Neelie Kroes afile los colmillos de Uber.
La última cebollinada nacional ha sido conceder espacio mediático gratuito al festejo de Amazon en el que se extendió una alfombra roja para reconocer a los tres mayores compradores españoles en ese supermercado a distancia. También hubo reportaje a todo color sobre el pueblo de España que más consumía en Amazon. Olé. Jamás he visto un reportaje sobre el tipo que más ha comprado en El Corte Inglés o en Zara o sobre los tres mayores clientes de la Casa del Libro o la Floristería MariCarmen. Amazon tiene bula porque nos va a hacer modernos aunque no queramos. Mientras la alcadesa Colau ha ideado un sistema inteligente para premiar con un Ibi reducido a quien alquila locales para fines culturales, el esfuerzo elogiador dedicado a Amazon evita reparar en el daño que la desaparición del pequeño comercio puede causar en la ciudad española.
También de Netflix leí que había revolucionado el cine español porque había comprado una película de bajo presupuesto. Entonces no sé el reportaje que merece un productor español que va al banco a pedir un crédito de dos millones de euros para hacer una película. Le tendrían que dar la portada del Dominical en justo intercambio. El papanatismo tiene estas cosas. Unos molan y otros no. Y tú, querido comerciante, no molas.

1.- Tema, tesis, resumen.

2.- Analiza y ejemplifica las funciones del lenguaje presentes en el texto.

3.- Acude a la página 23 del libro de texto y realiza los ejercicios referidos al texto de Vargas Llosa.

4.- Todos los ejercicios de página 149.

lunes, 19 de septiembre de 2016

FECHAS

26 de octubre, lectura común.  30 de noviembre, teórico. Opinión personal: 9 de noviembre. 14 de octubre y el 2 de diciembre, lecturas opcionales. 2 de diciembre, abecedario autobiográfico.

Entrevista hoy en EL PAÍS.

Sugata Mitra: “Los exámenes ya no sirven, son una amenaza”

"Botellón", de Julio Llamazares. EL PAIS.

Un grupo de bolivianos, la mitad de ellos en el paro desde que la construcción dejó de crear empleo y el resto subempleados en trabajos malpagados o esporádicos, se reúnen algunas tardes, como hacen muchos inmigrantes, en un parque de Madrid para jugar un partido de fútbol y conversar de sus cosas. El parque es un espacio mal cuidado de un barrio obrero de la ciudad sin apenas verde por falta de riego y sin un chiringuito en el que comprar bebida, por lo que los bolivianos llevan de casa una nevera con cervezas para tomarlas al terminar el partido sentados en un banco mientras la tarde cae sobre la ciudad. Lo que no saben es que una ley prohibe consumir alcohol en la vía pública y que un parque está incluido en esa categoría. Se lo hacen saber los dos policías que de pronto aparecen junto a ellos pidiéndoles la documentación y extendiendo tantas denuncias como bolivianos hay esa tarde jugando al fútbol. Las multas, que les llegarán a sus domicilios respectivos por correo, les dirán el importe de la sanción: 600 euros a cada uno.
Un conocido de los bolivianos, vecino del portal en el que uno de ellos trabaja como portero, se presta a hacerles un recurso que sirva para los once, pero este no prospera. Así que los bolivianos, sin confianza ni dinero para ir al contencioso, pagan religiosamente los 600 euros de la sanción, para lo que muchos de ellos tienen que pedir prestado, pues no ganan al mes esa cantidad. El miedo a ser expulsados de España si no lo hacen, esa espada de Damocles que pende sobre casi todos y que les hace andar con cuidado en materia legal, contribuye a que a ninguno de ellos se le pase por la cabeza siquiera declararse insolvente. Mejor pagar que meterte en líos piensan mientras recorren una ciudad atestada, como todas las de este país, de terrazas callejeras llenas de gente bebiendo alcohol (eso sí, pagan impuestos) y de jóvenes haciendo botellón en cualquier lugar sin preocuparse de que les vean ni de recoger los cascos de las botellas y los papeles cuando se van. Son españoles y España es suya, por lo que la pueden llenar de mierda si quieren.
La anécdota de los bolivianos es menor pero ilustra el compartamiento de la policía y la justicia españolas cuando se ponen estrictas, cosa que suelen hacer con los más desfavorecidos como denunció hace poco el propio presidente de los jueces españoles al hablar de unas leyes hechas para los robagallinas, confirmando así que sigue vigente aquella famosa frase de Pío Baroja: las leyes son como los perros, sólo ladran a los pobres.

¿Qué evaluará el profesor de "El abecedario literario"?

¿Qué evaluará el profesor de "El abecedario literario"?

De 9 a 10 puntos.

El alumno escribe sin faltas de ortografía, y demuestra su estilo literario (es capaz de usar recursos estilísticos como metáforas, paralelismos, ironía...). Estructura el texto en párrafos. La presentación fue realizada con esmero.


De 7 a 8 puntos.

Presenta algunas faltas de ortografía. El texto se acerca a un estilo literario y aparecen fallitos de estructura. La presentación es cuidada.

De 5 a 6 puntos.

Presenta errores ortográficos y el estilo del texto es neutro y se acerca a una mera exposición de anécdotas. La presentación no es nada cuidada.

Menos de cinco

Lo presenta fuera de plazo y nada cuidado. Una ortografía poco adecuada al nivel que se le exige.




domingo, 18 de septiembre de 2016

COLUMNA DE ALMUDENA GRANDES.


“Millones”, de Almudena Grandes. EL PAÍS. 20 de abril de 2015.

Albert Rivera es partidario de abrir un debate sobre la legalización de la prostitución. Me parece muy bien, yo también soy partidaria de ese debate. No tengo una posición definitiva al respecto, aunque soy muy consciente de que el término prostitución, en países como el nuestro, es en gran medida sinónimo de esclavitud. La libertad con la que se mueven las mafias que esclavizan a mujeres, la naturalidad con la que nos hemos acostumbrado a ver haciendo la calle a extranjeras que no hablan nuestro idioma, los tenebrosos neones de colores que alumbran nuestras carreteras, son la estampa contemporánea de la España negra. Este escándalo perpetuo afecta a temas muy graves y delicados al mismo tiempo. Los derechos humanos, la libertad personal, la salud pública, la política de extranjería, el concepto de orden público, la moral individual y la ética colectiva son algunos de ellos. Más desgarradoras resultan las historias personales, el caudal infinito de sufrimiento de muchas mujeres, rehenes de su propio amor por sus hijos, por sus familias, que las ha encerrado en una trampa cruel y sin salidas. Cualquier proceso de legalización de la prostitución tiene que tener en cuenta su experiencia, sin ignorar los criterios de otras mujeres que han decidido ejercer libremente su oficio. Es un tema muy conflictivo, pero si hay algo que nunca tendría que haber aflorado en el debate es su impacto económico. El líder de Ciudadanos ha justificado su propuesta argumentando que el Estado recaudará 6.000 millones de euros más cuando la prostitución pague impuestos. Si la nueva política consiste en cuantificar económicamente la humillación, la esclavitud y la explotación de seres humanos, me quedo con la antigua, gracias.

EJEMPLO DE COMENTARIO DE TEXTO

SUBGÉNERO PERIODÍSTICO Y TIPOLOGÍA TEXTUAL:

"Millones" es una columna de la escritora española Almudena Grandes. Al tratarse de este subgénero periodístico, nos encontramos ante las tipologías textuales propias de la columna: la expositiva y la argumentativa ("...recaudará 6000 millones...", "... yo también soy partidaria de ese debate..."). La autora de Las tres bodas de Manolita ofrece su opinión sobre un tema de actualidad, en este caso, la prostitución y su posible legalización.

LOS ELEMENTOS DE LA COMUNICACIÓN

Relacionado con lo anterior, el emisor, como ya queda claro, es la propia Almudena Grandes, importante novelista española que escribe para EL PAÍS desde hace varios años una columna semanal. Entre sus obras destaca la ya mencionada y otras como Los aires difíciles y Las edades de Lulú, con la que consiguió su primer éxito literario.

El receptor coincide con los lectores habituales de un diario que se declara independiente aunque cabe destacar su ideología alejada de la derecha política, aunque es posible que este dato sea objeto de discusión. El receptor, por otro lado, debe estar al corriente de la situación política de nuestro país para entender determinados aspectos del texto.

El canal es el medio impreso y el código es la lengua castellana, en un registro claramente estándar, es decir, no encontramos signos coloquiales ni un léxico elevado que dificulte la comprensión y la lectura.

LAS FUNCIONES DEL LENGUAJE

De la función expresiva, aquella con la que el emisor se manifiesta en el texto, encontramos varias huellas ("yo también soy partidiaria...", "...tenebrosos neones...", "...son la estampa contemporánea de la España negra.").

Almudena Grandes hace uso de la función apelativa en determinados enunciados donde introduce al lector y lo arrastra a su argumentación con el llamado plural sociativo ("... nos hemos acostumbrado a ver haciendo en la calle..."). Por otro lado, la función apelativa y la función expresiva son propias de la argumentación, puesto que esta implica que un "yo" (el emisor) intenta convencer a un "tú" (el receptor) de sus opiniones.

La función poética está asociada a la argumentación: los recursos de la lengua son válidos en el proceso comunicativo que implica la argumentación. En "Millones" encontramos una metáfora ("...el caudal infinito..."). En este sentido, cabe destacar la ausencia de recursos estilísticos.

Por último, obligada su presencia, la función referencial aparece en enunciados en los que la subjetividad desaparece ("Albert Rivera es partidiario...", "... recaudará 6000 millones...").

TEMA, RESUMEN Y TESIS

El tema del que se opina es la posible legalización de la prostitución.

A raíz de unas declaraciones del líder de Ciudadanos, Albert Rivera, a favor de la legalización de la prostitución, que acarreará al estado español pingües beneficios, Almudena Grandes se muestra a favor de ese diálogo, sin embargo, no se muestra condescendiente de igualar la prostitución a cifras, pues esta lacra social, en muchos casos, esconde tragedias que no se ven en términos económicos. 

Almudena Grandes piensa que la prostitución no debe reducirse a cifras económicas, es más, estaría a favor de la legalización siempre y cuando se analicen de manera adecuada las circunstancias trágicas que se vinculan a la prostitución. Ha de escucharse, además, a quienes deciden libremente ejercerla. 






¿Qué debo estudiar de cada unidad?



Se señalan, por trimestres, los epígrafes claves de cada unidad del libro de texto.

PRIMERO DE BACHILLERATO



PRIMER TRIMESTRE



Unidad 1



Los elementos de la comunicación

Implicaturas

Las funciones del lenguaje.

Unidad 2

Los procedimientos de la sustitución.

Los marcadores.



Unidad 3



La narración.

La descripción.

La exposición.

La argumentación.

El diálogo.



Unidad 4



La publicidad.

Los textos periodísticos.



Unidad 14



La Edad Media y su literatura.

La interculturalidad.

Rasgos generales de la literatura medieval.

Las jarchas.

Las cantigas de amigo.

Los villancicos.

Jorge Manrique y las Coplas a la muerte de su padre.

Endechas de Guillén Peraza. (Fotocopias).



Unidad 15



La poesía épica.

El cantar de Mío Cid.

Los romances.

El mester de Clerecía.

Libro de Buen amor.





SEGUNDO TRIMESTRE



Unidad 5



El sustantivo (criterio morfológico, clases de sustantivos).

Los determinantes.

Los pronombres.

El adjetivo.

Las palabras invariables.



Unidad 6



Paradigma de la flexión verbal.

Las perífrasis verbales.



Unidad 7



Los sintagmas.

Concepto de oración.

Los complementos del verbo.



Unidad 8



Los valores del se.

Las oraciones según su estructura sintáctica.





Unidad 16



Don Juan Manuel y El conde Lucanor.

La Celestina.



Unidad 17



El Renacimiento.

El Petrarquismo.

Garcilaso de la Vega.

San Juan de la Cruz.



Unidad 18



Lazarillo de Tormes.



TERCER TRIMESTRE



Unidad 9

La oración compuesta.



Unidad 10

Clases de variedades lingüísticas.



Unidad 11



Bilingüismo y Diglosia.



Unidad 12



El castellano y sus variedades dialectales.





Unidad 19



Don Quijote de la Mancha.



Unidad 20



El Barroco.

La lírica barroca.

Luis de Góngora.

Francisco de Quevedo.



Unidad 21



Calderón de la Barca.



Unidad 22



Características generales de la Ilustración.

Tomás de Iriarte (fotocopias).



Unidad 23



Características generales del Romanticismo.

Gustavo Adolfo Bécquer.

Las "Leyendas de Bécquer".

Los artículos de Larra.



Unidad 24



Características de la novela realista.

Benito Pérez Galdós.

Leopoldo Alas, Clarín.