sábado, 25 de noviembre de 2017

Ficha 6


FICHA 6. PRIMERO DE BACHILLERATO
Tienes 18 años. Estrenas mayoría de edad. Eres oficialmente adulta. Con cuerpo de mujer hecha y derecha, aunque en tu rostro y en tu mirada y en lo más hondo de tu seno, donde habita lo que llamamos alma, puede que aún seas, lo serás siempre, la niña de los ojos de los tuyos. Pero tú te crees muy mayor. Y capaz. Y libre. Lo eres, de hecho. Lo dice tu condición de ciudadana de pleno derecho. Estamos en julio. Empieza tu primer verano de libertad absoluta. Te quieres comer el mundo. Te vas a los Sanfermines. Bebes, bailas, te desmadras tanto o más que tus pares varones. Conoces a unos chicos en la calle a las tantas de la noche. Altos, guapos, simpáticos como ellos solos. Hombres, ellos sí, hechos y derechos que te sacan 10 años, 10 centímetros y mucho más que 10 kilos de envergadura por barba. Os divertís juntos. Jijí, jajá, selfis, picos, morritos, morreos. Puede que te des el lote con uno, o con varios, o con todos. Porque sí. Porque eres dueña de ti misma. Porque te da la gana y punto. Se ofrecen a acompañarte al coche. De camino, te meten en un portal y te penetran por donde quieren mientras se jalean, te graban en tal trance y se jactan de su hazaña ante sus colegas. Acaban, te roban el móvil y te dejan tirada en la escalera. Les denuncias. Les enchironan. Lloran. Patalean. Piden justicia. Dicen que son inocentes. Que tú consentiste. Que lo pasaste bomba, incluso. Pagan a un detective para que te siga y demuestre en el juicio que no eres una santa y que después del episodio estabas tan pancha. Entrabas, salías, vivías. Lo que no dicen es que, de cinco tíos como cinco Torres del Oro, ni uno tuvo una neurona activa o una célula de humanidad para acabar con la orgía, aunque tú se la hubieras pedido, como insinúan, casi de rodillas. Pero, claro, ellos son hombres y tienen sus urgencias. Y tú eres muy suelta. Ya se ve en el informe del detective. Lo que te pasa, te pasa por algo. Por puta.


1.-GUÍA PARA  EL COMENTARIO CRÍTICO DEL TEXTO  PERIODÍSTICO.

1.       Justificación de la tipología textual:

                   I.      Tipo de texto.

a.      Según su ámbito de uso.

·         Siempre se tratará de un texto periodístico. Justifícalo.

b.      Subgénero periodístico.

·         Siempre estaremos ante uno de los subgéneros de opinión, pero habrá que especificar cuál (editorial, artículo de opinión, columna o carta al director) y los criterios que has seguido para tal clasificación.

c.      Según su intención.

·         Siempre se tratará de un texto argumentativo. Justifícalo.

                II.      Funciones del lenguaje y elementos comunicativos.

a.      Funciones del lenguaje.

·         Destaca las funciones presentes (y especialmente la predominante) en el texto. Argumenta tu análisis.

b.      Elementos comunicativos.

·         Señala el grado de subjetividad del texto (focalización en el emisor). Justifica tu respuesta (alude a aspectos como la modalidad oracional, el léxico valorativo, el predominio de los valores denotativos o connotativos, las figuras retóricas, la persona gramatical, los signos de puntuación…).

·         Señala el grado de adaptación del autor al receptor (estilo llano, con afán divulgativo; estilo erudito, destinado a especialistas en la materia...). Argumenta y ejemplifica tu análisis.

2.      Tema. Resumen. Tesis. Estructura.

a.      Tema.

·         Indica el tema del texto. Recuerda que debe expresarse mediante un sintagma nominal.

b.      Resumen.

c.      Destaca las ideas principales del texto. Recuerda que el resumen de un texto argumentativo consiste en la formulación clara, breve y cohesionada de la tesis y los argumentos esgrimidos.

d.      Estructura.

·         Señala el tipo de esquema argumentativo utilizado por el autor (estructura deductiva, inductiva, encuadrada, paralela). Argumenta tu análisis.

·         Ubica en el texto la introducción, la tesis (si está explícita), los argumentos y la conclusión, así como su correspondencia o no con la distribución en párrafos.

3.      Importancia o actualidad del tema.

·         Señala la relevancia del tema en general para el ser humano, o de su relación con acontecimientos recientes, así como su eco en los medios de comunicación o en la sociedad en general.

4.      Argumentos y refuerzos utilizados por el autor.

a.      Tipos de argumentos.

·         Señala y clasifica los argumentos que ha utilizado el autor.

b.      Rasgos de estilo.

·         En el nivel léxico-semántico, comenta recursos que dan unidad al texto:

o   Variedad (o variedades) de la lengua utilizada.

o   El uso de campos semánticos o asociativos y su relación con el tema tratado. 

o   El uso de sinónimos, antónimos e hiperónimos / hipónimos y su relevancia con respecto al tema.

o   Otros elementos léxicos significativos del texto (pre­sencia de préstamos, arcaísmos, tecnicismos, palabras tabú, eufemismos…) y su relación con el tema.

·         En el nivel morfosintáctico, comenta:

o   La abundancia o escasez de adjetivos, y su tipo (especificativos y explicativos). Explica el porqué de tal abundancia.

o   Uso de los tiempos verbales. Relaciónalo con el contenido del texto y la intención del autor.

o   Cualquier otro rasgo morfológico significativo del texto comentado (predominio del carácter sustantivo sobre el verbal o viceversa, abundancia de sustantivos abstractos o concretos, presencia de diminutivos...).

o   Predominio de una sintaxis simple o compleja, de la coordinación o la subordinación (o de algún tipo de coordinación o subordinación en concreto, si es el caso) y relación con el contenido del texto y la intención del autor.

o   Uso de estructuras impersonales y pasivas y relación con la intención del autor.

·         En el nivel textual, describe:

o   El uso de uno o varios tipos de conectores textuales. Explica su importancia para la cohesión del texto y jus­tifica el tipo concreto de conectores con la estruc­tu­ra general (introducción, tesis, argumentos, conclu­sión) y el tipo de argumentos expresados en el texto.

5.      Posicionamiento del alumno.

Redacta un texto argumentativo sobre el tema planteado, teniendo en cuenta las siguientes posibilidades:

·         En el caso de que tu opinión sea contraria o diferente a la manifestada por el autor, es preciso confrontar razonadamente ambos pareceres:

o   Argumentos que rebaten la visión ofrecida por el autor.

o   Propuesta de otra alternativa.

o   Argumentos que refrendan esta otra alternativa.

·         En el caso de que tu opinión no difiera con respecto a la del autor, es necesario justificarlo, pero evitando la paráfrasis textual como único medio:

o   Argumentos adicionales o razonamientos aportados por ti.

·         En el caso de que no te muestres absolutamente en contra ni absolutamente a favor de los planteamientos del autor, o bien haya afirmaciones en el texto con las que te muestras conforme y otras con las que no, siempre es esencial aportar las razones de uno y de otro sentir:

o   Argumentos adicionales a favor del autor.

o   Argumentos que van en contra.

·         No olvides la conclusión y cierre textual, en que se incluya una valoración personal que resalte tu tesis frente a la expuesta en el texto inicial o que ponga de relieve su coincidencia con la posición del autor (originalidad, valores éticos…).





Ficha 6


FICHA 6. PRIMERO DE BACHILLERATO
Tienes 18 años. Estrenas mayoría de edad. Eres oficialmente adulta. Con cuerpo de mujer hecha y derecha, aunque en tu rostro y en tu mirada y en lo más hondo de tu seno, donde habita lo que llamamos alma, puede que aún seas, lo serás siempre, la niña de los ojos de los tuyos. Pero tú te crees muy mayor. Y capaz. Y libre. Lo eres, de hecho. Lo dice tu condición de ciudadana de pleno derecho. Estamos en julio. Empieza tu primer verano de libertad absoluta. Te quieres comer el mundo. Te vas a los Sanfermines. Bebes, bailas, te desmadras tanto o más que tus pares varones. Conoces a unos chicos en la calle a las tantas de la noche. Altos, guapos, simpáticos como ellos solos. Hombres, ellos sí, hechos y derechos que te sacan 10 años, 10 centímetros y mucho más que 10 kilos de envergadura por barba. Os divertís juntos. Jijí, jajá, selfis, picos, morritos, morreos. Puede que te des el lote con uno, o con varios, o con todos. Porque sí. Porque eres dueña de ti misma. Porque te da la gana y punto. Se ofrecen a acompañarte al coche. De camino, te meten en un portal y te penetran por donde quieren mientras se jalean, te graban en tal trance y se jactan de su hazaña ante sus colegas. Acaban, te roban el móvil y te dejan tirada en la escalera. Les denuncias. Les enchironan. Lloran. Patalean. Piden justicia. Dicen que son inocentes. Que tú consentiste. Que lo pasaste bomba, incluso. Pagan a un detective para que te siga y demuestre en el juicio que no eres una santa y que después del episodio estabas tan pancha. Entrabas, salías, vivías. Lo que no dicen es que, de cinco tíos como cinco Torres del Oro, ni uno tuvo una neurona activa o una célula de humanidad para acabar con la orgía, aunque tú se la hubieras pedido, como insinúan, casi de rodillas. Pero, claro, ellos son hombres y tienen sus urgencias. Y tú eres muy suelta. Ya se ve en el informe del detective. Lo que te pasa, te pasa por algo. Por puta.


1.-GUÍA PARA  EL COMENTARIO CRÍTICO DEL TEXTO  PERIODÍSTICO.

1.       Justificación de la tipología textual:

                   I.      Tipo de texto.

a.      Según su ámbito de uso.

·         Siempre se tratará de un texto periodístico. Justifícalo.

b.      Subgénero periodístico.

·         Siempre estaremos ante uno de los subgéneros de opinión, pero habrá que especificar cuál (editorial, artículo de opinión, columna o carta al director) y los criterios que has seguido para tal clasificación.

c.      Según su intención.

·         Siempre se tratará de un texto argumentativo. Justifícalo.

                II.      Funciones del lenguaje y elementos comunicativos.

a.      Funciones del lenguaje.

·         Destaca las funciones presentes (y especialmente la predominante) en el texto. Argumenta tu análisis.

b.      Elementos comunicativos.

·         Señala el grado de subjetividad del texto (focalización en el emisor). Justifica tu respuesta (alude a aspectos como la modalidad oracional, el léxico valorativo, el predominio de los valores denotativos o connotativos, las figuras retóricas, la persona gramatical, los signos de puntuación…).

·         Señala el grado de adaptación del autor al receptor (estilo llano, con afán divulgativo; estilo erudito, destinado a especialistas en la materia...). Argumenta y ejemplifica tu análisis.

2.      Tema. Resumen. Tesis. Estructura.

a.      Tema.

·         Indica el tema del texto. Recuerda que debe expresarse mediante un sintagma nominal.

b.      Resumen.

c.      Destaca las ideas principales del texto. Recuerda que el resumen de un texto argumentativo consiste en la formulación clara, breve y cohesionada de la tesis y los argumentos esgrimidos.

d.      Estructura.

·         Señala el tipo de esquema argumentativo utilizado por el autor (estructura deductiva, inductiva, encuadrada, paralela). Argumenta tu análisis.

·         Ubica en el texto la introducción, la tesis (si está explícita), los argumentos y la conclusión, así como su correspondencia o no con la distribución en párrafos.

3.      Importancia o actualidad del tema.

·         Señala la relevancia del tema en general para el ser humano, o de su relación con acontecimientos recientes, así como su eco en los medios de comunicación o en la sociedad en general.

4.      Argumentos y refuerzos utilizados por el autor.

a.      Tipos de argumentos.

·         Señala y clasifica los argumentos que ha utilizado el autor.

b.      Rasgos de estilo.

·         En el nivel léxico-semántico, comenta recursos que dan unidad al texto:

o   Variedad (o variedades) de la lengua utilizada.

o   El uso de campos semánticos o asociativos y su relación con el tema tratado. 

o   El uso de sinónimos, antónimos e hiperónimos / hipónimos y su relevancia con respecto al tema.

o   Otros elementos léxicos significativos del texto (pre­sencia de préstamos, arcaísmos, tecnicismos, palabras tabú, eufemismos…) y su relación con el tema.

·         En el nivel morfosintáctico, comenta:

o   La abundancia o escasez de adjetivos, y su tipo (especificativos y explicativos). Explica el porqué de tal abundancia.

o   Uso de los tiempos verbales. Relaciónalo con el contenido del texto y la intención del autor.

o   Cualquier otro rasgo morfológico significativo del texto comentado (predominio del carácter sustantivo sobre el verbal o viceversa, abundancia de sustantivos abstractos o concretos, presencia de diminutivos...).

o   Predominio de una sintaxis simple o compleja, de la coordinación o la subordinación (o de algún tipo de coordinación o subordinación en concreto, si es el caso) y relación con el contenido del texto y la intención del autor.

o   Uso de estructuras impersonales y pasivas y relación con la intención del autor.

·         En el nivel textual, describe:

o   El uso de uno o varios tipos de conectores textuales. Explica su importancia para la cohesión del texto y jus­tifica el tipo concreto de conectores con la estruc­tu­ra general (introducción, tesis, argumentos, conclu­sión) y el tipo de argumentos expresados en el texto.

5.      Posicionamiento del alumno.

Redacta un texto argumentativo sobre el tema planteado, teniendo en cuenta las siguientes posibilidades:

·         En el caso de que tu opinión sea contraria o diferente a la manifestada por el autor, es preciso confrontar razonadamente ambos pareceres:

o   Argumentos que rebaten la visión ofrecida por el autor.

o   Propuesta de otra alternativa.

o   Argumentos que refrendan esta otra alternativa.

·         En el caso de que tu opinión no difiera con respecto a la del autor, es necesario justificarlo, pero evitando la paráfrasis textual como único medio:

o   Argumentos adicionales o razonamientos aportados por ti.

·         En el caso de que no te muestres absolutamente en contra ni absolutamente a favor de los planteamientos del autor, o bien haya afirmaciones en el texto con las que te muestras conforme y otras con las que no, siempre es esencial aportar las razones de uno y de otro sentir:

o   Argumentos adicionales a favor del autor.

o   Argumentos que van en contra.

·         No olvides la conclusión y cierre textual, en que se incluya una valoración personal que resalte tu tesis frente a la expuesta en el texto inicial o que ponga de relieve su coincidencia con la posición del autor (originalidad, valores éticos…).





miércoles, 8 de noviembre de 2017

FICHA 5


Ficha 5. Primero de bachillerato



“Largo camino a la igualdad”, editorial EL PAÍS.



Pese al voluntarismo de los discursos oficiales sobre los beneficios de la igualdad, la corrección de la brecha de género es tan desesperadamente lenta que de seguir a este ritmo las mujeres tardarán un siglo en lograr la igualdad en participación política, educación o salud, y más de dos en alcanzar la equiparación económica. Esta es la estimación que hace el Foro Económico Mundial, entidad que organiza los foros de Davos, y eso suponiendo que no se produzcan retrocesos, cosa que no es segura. El propio informe constata que en algunos ámbitos, como los económicos, la brecha ha aumentado.

El grado de igualdad no guarda relación con el nivel de desarrollo. Es paradigmático el caso de EE UU, que ha bajado cuatro puestos y ocupa el lugar 49 de los 144 países analizados. España ha pasado del 29 al 24, pero tampoco podemos estar satisfechos, pues en 2006 estábamos en el 11, lo que da idea de lo inseguro que es el avance. Con un índice del 0,75 estamos mejor que la media (0,68), pero lejos de los países que han alcanzado las mayores cotas de igualdad: Islandia (0,88), Noruega (0,83), Finlandia (0,82), Ruanda (0,82) o Suecia (0,82).

El informe señala que una mayor participación de las mujeres en cargos de representación política mejoraría todos los parámetros de igualdad, pero en esa asignatura tampoco se avanza suficiente. Según datos del Instituto Europeo para la Igualdad de Género (EIGE), tres cuartas partes de los ministros y parlamentarios nacionales y regionales de la UE son hombres, y apenas uno de cada cinco puestos directivos de grandes empresas está ocupado por una mujer. Desaprovechar la formación y la capacidad de la mitad femenina de la población es una injusticia que además atenta contra la racionalidad económica. Si la persuasión no logra que se avance más rápido, habría que probar con otras medidas.



1.- Tema, tesis, resumen.

2.- Ejercicios de la página 163 y 167.

3.- Página 67, enterita.


martes, 7 de noviembre de 2017

Largo camino a la igualdad. Editorial El País

Pese al voluntarismo de los discursos oficiales sobre los beneficios de la igualdad, la corrección de la brecha de género es tan desesperadamente lenta que de seguir a este ritmo las mujeres tardarán un siglo en lograr la igualdad en participación política, educación o salud, y más de dos en alcanzar la equiparación económica. Esta es la estimación que hace el Foro Económico Mundial, entidad que organiza los foros de Davos, y eso suponiendo que no se produzcan retrocesos, cosa que no es segura. El propio informe constata que en algunos ámbitos, como los económicos, la brecha ha aumentado.


El grado de igualdad no guarda relación con el nivel de desarrollo. Es paradigmático el caso de EE UU, que ha bajado cuatro puestos y ocupa el lugar 49 de los 144 países analizados. España ha pasado del 29 al 24, pero tampoco podemos estar satisfechos, pues en 2006 estábamos en el 11, lo que da idea de lo inseguro que es el avance. Con un índice del 0,75 estamos mejor que la media (0,68), pero lejos de los países que han alcanzado las mayores cotas de igualdad: Islandia (0,88), Noruega (0,83), Finlandia (0,82), Ruanda (0,82) o Suecia (0,82).
El informe señala que una mayor participación de las mujeres en cargos de representación política mejoraría todos los parámetros de igualdad, pero en esa asignatura tampoco se avanza suficiente. Según datos del Instituto Europeo para la Igualdad de Género (EIGE), tres cuartas partes de los ministros y parlamentarios nacionales y regionales de la UE son hombres, y apenas uno de cada cinco puestos directivos de grandes empresas está ocupado por una mujer. Desaprovechar la formación y la capacidad de la mitad femenina de la población es una injusticia que además atenta contra la racionalidad económica. Si la persuasión no logra que se avance más rápido, habría que probar con otras medidas.



PUBLICIDAD